Faraday, mega transformadores en nuestra cadena de valor

Faraday, mega transformadores en nuestra cadena de valor

La industria de los transformadores eléctricos es de largo aliento: diseñar, fabricar, testear e instalar uno de estos equipos puede llevar desde seis meses hasta un año, según su potencia y tensión. Esto es parte del día a día de Faraday, uno de nuestros principales proveedores de transformadores, que cuenta con más de 300 especialistas que encaran proyectos de gran envergadura.

Faraday fabrica transformadores desde 1958 en Quilmes (Buenos Aires) y también posee una planta en San Luis; estos equipos sirven para llevar electricidad a los hogares argentinos. Inicialmente proveyó equipos a SEGBA y más tarde a Edesur y otras empresas energéticas de todo el país.

Faraday emplea a más de 300 especialistas y forma parte fundamental de nuestra cadena de valor

En sus inicios comenzó con transformadores de distribución y rurales. Luego incursionó en media potencia, con equipos de 30 y 40 MVA de potencia hasta llegar a alta potencia, equipos de más de 100 MVA.

Faraday-Edesur, trabajo conjunto

En estos momentos, Faraday fabrica para Edesur dos transformadores trifásicos de 300 MVA en 220 kV que estarán listos en un año. Estos van directo para subestaciones, centros troncales desde donde se transforma la tensión para ser distribuida a los hogares, comercios e industrias de toda el área de concesión.

Un transformador de 300 MVA lleva 90.000 litros de aceita, el equivalente a tres camiones cisterna.

Jorge Buonarcorso, Gerente Técnico Comercial de Faraday, explica que las necesidades de Edesur son muy diferentes cada año. “A veces desarrollamos proyectos de media potencia cuyo plazo de ejecución es de 6 meses, y otras veces tenemos proyectos para extra alta potencia, que nos lleva un año aproximadamente”.

En cualquier caso, asegura Jorge, el promedio anual de máquinas que fabrica Faraday para Edesur es de unas 4 unidades por año, de unos 80 MVA.

En estos momentos, Faraday fabrica para Edesur dos transformadores trifásicos.

La vida útil de un transformador es de unos 30 años, pero hay máquinas que fabricó Faraday -menciona Jorge con orgullo- con más de 40 años de funcionamiento. “El tiempo también depende de factores externos como fallas que pueden afectar al transformador, que van desde descargas atmosféricas, pasando por corto circuitos en línea hasta sobretensiones”, detalló.

No obstante, añade Jorge, los avances tecnológicos de hoy en día permiten realizar control y diagnóstico de los transformadores con equipos electrónicos, que monitorean los gases disueltos en el aceite para determinar cómo va envejeciendo el producto.

Los transformadores del futuro

Al ser consultado sobre cómo han evolucionado estas mega máquinas en el tiempo, Buonarcorso no dudó en responder que los materiales de los que se compone el núcleo del transformador han mejorado su calidad y prestaciones. Asimismo, destaca que las herramientas para diseñar y simular transformadores han avanzado.

Los transformadores son una industria en constante cambio y evolución.

En el marco de ciudades más sostenibles y el ascenso de la energía renovable, estas máquinas están viviendo un momento de cambio, porque en el futuro llegará un producto que sustituirá el aceite. “No es para hoy, pero va a llegar. Sé que están en desarrollo otro tipo de productos que sirven para enfriar y aislar el equipo”, explica Jorge.

Faraday forma parte fundamental de nuestra cadena de valor. Emplea a más de 300 especialistas y técnicos que se esfuerzan día a día en aportar conocimiento y experiencia a cada proyecto.

Sus familias están orgullosas. Nosotros, también.

Vista de unos de los interiores de Faraday, donde se produce transformadores para Edesur.