El camino de los postes de luz en nuestra cadena de valor

El camino de los postes de luz en nuestra cadena de valor

IMCA, una empresa afincada en Calabacilla (un pequeño pueblo entrerriano ubicado 30 km de Concordia) nos provee de postes de madera que son utilizados para el tendido de líneas eléctricas que llevan energía a las distintas comunidades de nuestra área de concesión.

Esta PyME industrial que trabaja con nosotros desde el 2015 es una de las representantes de nuestra cadena de valor. Allí trabajan alrededor de 20 personas y nos provee de unos 1.600 postes por mes.

Cada poste es elaborado a partir de eucaliptos de explotaciones forestales dedicadas que se encuentran en Entre Ríos y Corrientes. La morfología recta y alta de estos árboles permiten alcanzar la altura y el diámetro necesario.

IMCA nos provee de dos tipos de postes: de 7,5 metros de largo y 13 a 15 centímetros de diámetro; y otros de 11 metros de largo y de 14 a 15 centímetros de diámetro, de acuerdo a las especificaciones técnicas de la distribuidora y en cumplimiento de las Normas IRAM.

El proceso de producción inicia en las plantaciones y sigue en las fábricas donde se pelan y definen. Posteriormente se les inserta un conector para que no se rajen y se dejan estacionar entre 30 y 90 días, dependiendo del momento del año.

La segunda parte del este proceso foresto-industrial es la impregnación. Se les aplica un producto denominado CCA, que los protege del clima, plagas y el desgaste. Se deja secar unos 20 días más para luego despacharlos.

Estos postes de luz tienen una durabilidad de 10 a 15 años, dependiendo del lugar y las condiciones donde se coloquen.

Apuntar a la excelencia

Según Gustavo Cavallotti, gerente comercial de IMCA, la relación con Edesur les ha permitido ir creciendo poco a poco. “A medida que hemos ido trabajando juntos la relación comercial se ha hecho cada vez más sólida, y eso nos complace porque nos permite apuntar a la excelencia”, explicó.

Incluso, mencionó el hecho de cada vez que equipos de Edesur van a la planta a inspeccionar el proceso, la relación es más productiva.

Cada poste que se fabrica en Entre Ríos aporta a una cadena de valor que vive gracias al trabajo de miles de argentinos.