Cómo elegir un tomacorriente USB para la casa

Cómo elegir un tomacorriente USB para la casa

Los cables USB comenzaron como un medio para transferir datos entre equipos, pero ya se convirtieron en una fuente de alimentación habitual para otros aparatos. Si conectamos un teléfono celular o tableta con uno de estos cables a una fuente de alimentación -como una notebook, televisión o bien un automóvil- se pueden recargar las baterías.

Su uso se popularizó tanto que los tomacorrientes ya incorporan puertos USB para conectar dispositivos. Estos -al igual que el cargador convencional- convierten los 220 Volts de corriente alterna en 5 Volts de corriente continua. En el mercado hay todo tipo de presentaciones: la más popular suele ser la que combina tomas convencionales con USB y, por otra parte, la menos frecuente es la que ofrece conectores de Micro USB.

Los tomacorrientes USB más populares se integran con tomas de 220 v.

Los tomacorrientes con conectores USB instalan igual que cualquier convencional y reparten la potencia. Por eso hay que prestar atención al amperaje (intensidad de corriente eléctrica) que ofrece la instalación, dado que cada fabricante está obligado a informar cuál es la medida por conector. Si un fabricante no le indica el amperaje para cada puerto USB, simplemente puede dividir el amperaje indicado en todos los puertos. Por ejemplo, si el amperaje aparece como 2A ​​y hay dos puertos, entonces cada puerto es 1 amperio.

¿Cómo se logra la carga más rápida?

El amperaje es lo que define qué tan rápido se cargarán las baterías de un dispositivo, como un teléfono. Tener un amperaje algo contribuye a lograr recargas en tiempos más cortos. Mientras que un tomacorriente USB de 1 amperio tomaría toda una noche para recargar un teléfono inteligente convencional, uno de 2 amperes demoraría poco medio de una hora y media.

El amperaje de la conexión determina la velocidad de carga de un dispositivo.

Luego de elegir la configuración que mejor se adapte a tu casa, la elección es fácil: adquirí la que tenga más cantidad de amperes en esa configuración.

Cuando conectes tu teléfono o dispositivo, el puerto USB lo reconocerá y entregará solo la cantidad de amperaje que el dispositivo puede manejar. Si ese reconocimiento no ocurre, el puerto de carga USB entregará solo 0,5 amperios, una cantidad segura para cualquier dispositivo.