Día Mundial contra el Cáncer: cómo apoyar y estar cerca

Día Mundial contra el Cáncer: cómo apoyar y estar cerca

El Día Mundial contra el Cáncer, todos los 4 de febrero, es una una jornada que tiene como objetivo crear conciencia y brindar información confiable sobre la enfermedad. El cáncer puede prevenirse y tratarse siguiendo el consejo médico y adoptando un estilo de vida saludable. Pero también el apoyo que le damos a las personas que están bajo tratamiento es un componente fundamental.

Queremos aportar a la jornada una serie de consejos para ‘estar cerca’. Te acercamos información confiable sobre cómo apoyar emocionalmente a un familiar o amigo que esté atravesando la enfermedad. Lo importante es que estés cerca.

Llamadas

Es importante que tu amigo sienta apoyo y presencia. Desmostrar interés es una característica que brinda mucho apoyo al paciente. Algunas de acciones más comunes son una llamada, charlas cortas y regulares o, por qué no, enviar tarjetas con dibujos de niños que den ánimo. Si te escriben, devolvé los mensajes. Si una persona está ayudando a tu amigo o familiar, también podrías tener diálogo cotidiano para estar al tanto de sus necesidades.

Visitas

El cáncer puede ser aislante para algunos pacientes que están bajo tratamiento. Por eso es importante pasar tiempo con ellos, organizar una distracción y ayudarlo emocionalmente para que la enfermedad no sea el único foco de su vida. Llamá antes de cada visita y buscá el momento adecuado donde todos se sientan cómodos.

Son preferibles las visitas cortas y regulares a las largas e infrecuentes. Es posible que tu amigo no quiera hablar, pero que tampoco quiera estar solo. Un toque, un abrazo o un apretón de manos es la mejor carta de presentación y despedida.

Si el paciente está siendo asistido por un cuidador o acompañante profesional, es importante que la visita no sea una imposición a este. Lo importante es compartir: una charla, una caminata, una película, una serie, una lectura o cualquier actividad que sea reconfortante.

Hablemos

A muchas personas les cuesta encontrar las palabras adecuadas y precisas para hablar con un paciente. Sin embargo, trata de recordar lo más importante: estar allí para escuchar, acompañar y comprender cómo se siente tu amigo. Es importe que te muestras abierto a hablar de lo que sea. Y, si la persona no tiene ganas de hablar, también respetarlo con empatía.

No ofrezca consejos médicos ni opiniones sobre dietas, vitaminas y terapias a base de hierbas; el consejo médico debe prevalecer. No les recuerde comportamientos pasados ​​que puedan estar relacionados con la enfermedad, como beber o fumar: podrías desarrollar en el otro un innecesario sentimiento de culpa. Tampoco obligues a nadie a «luchar contra la enfermedad» si se siente demasiado cansado o abatido por el tratamiento.

Lo mejor son los halagos honestos y sinceros.

Cómo ofrecer ayuda

A algunas personas se les hace difícil aceptar ayuda, aún cuando la necesitan. No te sorprendas ni sientas lastimado si tu amigo se niega a recibir ayuda. No sos vos. Está atravesando un momento difícil que podría chocar con su orgullo o necesidad de independencia.

Lo mejor es brindar apoyo emocionar a través de su presencia, un abrazo. Podés ayudar a las personas que lo están cuidando (si lo hacés con ellos, lo harás con tu amigo). Incluso las ideas prácticas y sentadas para ayudar son siempre bienvenidas.

Regalos

Los especialistas recomiendan «regalos pequeños y útiles», que puedan tener un fin práctico inmediato. Pensá en cómo es el día promedio de tu amigo y qué le serviría más. Eso suele funcionar mejor que los obsequios «grandes y por única vez».

Lo más importante

Que siempre estés ahí.

Enlaces con información confiable