¿Cómo saber cuánto consume un calefactor eléctrico?

¿Cómo saber cuánto consume un calefactor eléctrico?

En los meses de frío aumenta el consumo eléctrico de los hogares debido a la mayor demanda de calefacción. Por eso es importante que sepas cómo leer el nivel de consumo de un aparato para que puedas hacer una gestión eficiente (más aún si estás pensando en adquirir uno).

Potencia

La potencia eléctrica de un artefacto indica su capacidad de consumir energía en un momento determinado. La unidad de medición utilizada es el watt y esta debe figurar en las cajas/etiquetas de los aparatos (o bien se puede encontrar en los sitios web de los fabricantes y/o vendedores).

Vale recordar que 1000 watts (W) equivalen a 1 kilowatt (kW). El kilowatt por hora (kWh) es la unidad que utilizan las distribuidoras de electricidad para facturar el consumo de energía de los hogares.

De este modo, si un artefacto eléctrico indica que posee una potencia de 2000 W, quiere decir que a lo largo de una hora puede consumir 2 kWh.

Consumo de calefactores

Los caloventores eléctricos son, por lejos, los artefactos de calefacción hogareña que más consumen, cuya potencia en general es de 2000 W. Por otra parte, los paneles calefactores de alta eficiencia pueden llegar a 600 W y alcanzan para mantener una habitación con temperatura agradable.

En la siguiente tabla encontrarás los aparatos más populares según su consumo en kWh. También un costo estimado por hora de acuerdo con el cuadro tarifario vigente tomando como referencia a una vivienda familiar promedio:

Si en tu domicilio tenés un aire acondicionado y lo utilizarás en modo calor tenés en cuenta que la temperatura más eficiente para este uso es 20 C y por cada grado que subas en el termostado el consumo podría aumentar 7%. También podés aprender cómo mantener limpios los filtros del equipo.

Eficiencia energética en el hogar

Aislamiento térmico: El 30% de la calefacción se pierde por fugas en puertas y ventanas, por eso podés instalar burletes para evitar pérdidas de calor. Si tenés pérdidas en ventanas podés utilizar silicona, masilla o cinta aislante.

Temperatura constante: elevar la temperatura de golpe sólo aumenta el gasto y no resulta eficiente. En invierto, un ambiente se mantiene agradable con una tempetura que oscile entre 19° y 21° C.

Aprovechá las horas de sol: dejá ingresar abundante luz solar para calentar el hogar y por la tarde-noche bajás las persianas para evitar pérdida de calor. Las cortinas gruesas te pueden ayudar a mantener más el calor.