Edesur provee Fuentes de Energía Alternativas para garantizar la vacunación contra el coronavirus

Edesur provee Fuentes de Energía Alternativas para garantizar la vacunación contra el coronavirus

Con el objetivo de garantizar la continuidad eléctrica, Edesur provee Fuentes de Energía Alternativas (FAE) a 21 establecimientos educativos de su área de concesión dentro de la Provincia de Buenos Aires, que funcionan como centros de vacunación en el marco de la lucha contra el Covid-19.

El objetivo de esta iniciativa es que los freezers donde se guardan las dosis de la vacuna no pierdan la cadena de frío en el caso de una incidencia eléctrica. Hoy comenzó el operativo y se instalaron las FAE en cuatro escuelas y de cara a los próximos días estarán cubiertos el total de los establecimientos.

Los lugares que ya cuentan con este equipo son:

  • El jardín de infantes N°913 de Wilde.
  • La Escuela de Educación Primaria N°32 «Martín Fierro» de Avellaneda.
  • Escuela de Educación Primaria N°14 de Quilmes.
  • Escuela de Educación Primera N°61 de Bernal Oeste.

 

La energía tiene un rol fundamental en medio de la pandemia y, por este motivo, las FAE no se retirarán hasta que finalice el periodo de vacunación de los 21 establecimientos. Por ello, también elaboramos un protocolo para identificar en nuestros sistemas a estos centros como prioritarios: en el caso de un corte, las FAE se activan par seguir alimentando a los freezers donde están las vacunas, mientras que resolvemos la incidencia de manera urgente.

«Pusimos todo el esfuerzo técnico, los procedimientos y la logística para adaptar al sistema y darles a estos centros la prioridad que así lo requiere por cuestiones de salud pública y la emergencia sanitaria», explicó Emilio Gimenez, responsable de operación y mantenimiento de Edesur.

¿Qué es la FAE?

La FAE es una solución tecnológica avanzada que brinda más posibilidades de contención en medio de una incidencia. Esta fuente alternativa se utiliza, por ejemplo, en los hogares de personas electrodependientes y así garantizar que nunca se queden sin energía.

Su uso consiste en suministrar electricidad a los aparatos ante un eventual corte de luz. La diferencia entre la FAE y un grupo electrógeno radica en que al tratarse de una batería se carga con la propia energía eléctrica que suministra la red cuando está funcionando, a diferencia del grupo electrógeno que funciona con nafta, simplificando enormemente el proceso de logística y reduciendo la contaminación y el ruido energía.

Esta acción se está desarrollando en coordinación con el ENRE y la Provincia de Buenos Aires.